viernes, septiembre 09, 2016

Salvador de Bahía Parte 2 : formando parte de la misma locura


 "No hay ciudad como ésta, por más que se la busque por los caminos del mundo. Ninguna con sus historias  con su lirismo, su pintoresquismo, su honda poesía. En medio de la terrible miseria de las clases pobres nace la flor de la poesía, porque la resistencia del pueblo está mas allá de toda imaginación. De él, de ese pueblo bahiano, viene el lírico misterio de la ciudad, misterio que completa su belleza." Jorge Amado "Bahía de todos los Santos"


Nuestro cuarto día en Salvador teníamos reservado un auto por los días siguientes que devolveríamos en el aeropuerto la noche que abordáramos el vuelo de regreso. Temprano desayunamos para tomar un taxi hacia la rentadora Localiza que nos aguardaba. Allí retiramos sin inconveniente el auto pero como no tenía GPS decidimos habilitar mi celular por el costo de siete dolares diarios de Movistar  y utilizar el servicio de Waze lo que fue un verdadero acierto ya que la ciudad está distribuida en medio de morros y tiene muchas autopistas llenas de rulos. Afortunadamente gracias a esta decisión y al gran Julian al volante ( el único que pasaba el control del alcoholemia) no nos perdimos nunca.
La mañana estaba inestable y decidimos visitar el Mercado Modelo. De camino pasamos por el Dique de Tororó  que es el único manantial natural de la ciudad. Fue elevado por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional a monumento, comúnmente denominado de Dique, y que posee un embalse de 110 mil metros cúbicos de agua. Está delimitado, actualmente, por el barrio de Tororó en su margen izquierda y al Norte, por el Estadio Octávio Mangabeira ( Estado Arenas de Bahía)
El término "tororó" viene del término tupi tororoma, que significa "jarro" (de agua).
En la época de la Colonia, el dique delimitaba el límite norte de la Ciudad Alta de Salvador, entonces capital de Brasil. Esa estructura, con función defensiva, que había sido erguida por los gobiernos generales, entre el final del siglo XVII y mediados del siglo XVIII, para la defensa complementaria de los límites de Salvador.
Hoy en día es una zona deportiva y de ocio bien arbolado. Cuenta con un anfiteatro , centros comunitarios , botes de pedales , restaurantes , y doce esculturas de deidades orixas firmados por el artista Tati Moreno . Los dioses están representados Iansa , nana , Ogun , Oxalá , Xango , Yemanjá , Oshún y Oxóssi . Los chorros a lo largo de los orixas , además del efecto decorativo, buscar oxigenar el agua.
Llegando  barrio bajo pasamos por la enorme escultura llamada Monumento a Mario Cravo situado en el Comercio ,frente al Ascensor Lacerda , lleva el nombre del escultor, pintor, grabador y diseñador Mario Cravo Junior, nacido en Salvador el 13 de abril de 1923. Clavecín es parte de la primera generación de artistas modernistas plásticos Bahía, reúne numerosas exposiciones , premios, esculturas en espacios abiertos en muchas partes de Brasil , y obras adquiridas por museos internacionales .
Apenas llegamos a la puerta literalmente del Mercado Modelo se acerco un "cuidacoches" y nos dijo que lo estacionáramos allí que el se ocupaba de cuidarlo. Era el único auto en medio del centro y sobre la avenida en una de las puertas principales. Realmente dudamos un poco pero decidimos creerle. Entrar al mercado fue una pequeña odisea porque nos ofrecían todo tipo de productos. Apenas adentro hay un bar de comida al paso con todo tipo de cocina típica y prometimos formalmente volver a comer un rato después. Walter quedó demorado por algunos vendedores como era habitual y mientras nosotros nos adelantamos a ver los puestos. Se trata del mayor mercado de artesanías de Brasil, que en sus más de 250 locales, reúne las mejores creaciones de la cultura y tradición africana y brasileña. Si bien en sus comienzos se comercializaban alimentos, hoy lo que más se venden son las típicas ropas bahianas de colores blancos y tonos crema, servilletas, camisolas, pantalones, ropa blanca, vasos, tazas, collares, pareos, máscaras, instrumentos de percusión y souvenir de todo lo que se te ocurra muchos también con el símbolo de Olodum.  Sorprende su construcción de estilo neoclásico, que tras los incendios de 1969 y 1984, fue dos veces reconstruido, la segunda respetando el estilo original del edificio. Está localizado en la Plaza Cayru, en la ciudad baixa de Salvador, próximo al conocido elevador Lacerda y la iglesia Conceicao da Praia.

Cuando nos alcanzó Wally ya tenía dos collares colgados y un silbato de madera con una especie de rostro afro muy divertido. Además me traía un collar con un berimbau muy bonito. Es un instrumento de cuerda percutida parecido al arco musical, hecho de una vara de madera flexible y un alambre, a los que se agrega una cashishi y una calabaza, que hace las veces de caja de resonancia. También puede ser simulado con una goma la cual se toca desde una posición bucal.Es de origen africano. Su uso tradicional está documentado ampliamente en toda África subsahariana, recibiendo distintos nombres en las diferentes lenguas y culturas del vasto continente
Este instrumento fue llevado por los esclavos angolanos a Brasil, donde se utiliza para acompañar una lucha acrobática llamada capoeira.
A parecer Wally se había hecho de un amigo llamado Pedro de quien a partir de ese momento trataría de huir porque le morocho era un vendedor increíble que relataba la cantidad de hijos que debía mantener de un modo surrealista.
El Mercado Modelo es un lugar imperdible por su colorido y su ambiente en el que uno puede vivir las situaciones mas divertidas, insólitas y extrañas que se imagine especialmente a la hora del regateo.


En nuestro permanente plan de evitar a Pedro salimos por la calle que está frente al Elevador  Lacerda y si bien casí no llovía el cielo permanecía encapotado. Cruzamos la plaza que nos trajo un perfecto dejavu de Lisboa y subimos al elevador que tiene un costo de centavos y al llegar arriba, la ciudad alta, el Pelourinho en la Plaza del Cé nos regala una vista panorámica como pocas de la Bahía de todos los Santos y allí nomas mientras transmitimos en vivo para Facebook salió el sol y nos regaló mas belleza al paisaje. Allí hay un enorme monumento con la forma de una cruz indicando el lugar donde alguna vez existió la catedral. Allí también está el Museo de la Mujer Bahiana, una de ellas con sus trajes típicos nos invito a visitarlos y no tiene costo la entrada pero se sugiere una contribución voluntaria o alguna compra. Es un lugar muy cálido donde se pueden observar las mismas ropas que existen y usas desde la esclavitud, La vestimenta de las baianas sigue siempre el mismo patrón: faldones anchos, blusones y pañuelo en la cabeza. Según la ocasión usan unos colores u otros: por ejemplo, el blanco y los bordados son usados en celebraciones religiosas (cuanto más bordado, más elegante), el blanco y rosa los usan las mujeres en ritos de iniciación religiosa, las faldas estampadas y muy coloridas son usadas en fiestas (sambas, etc.). Uno de los trajes, compuesto por falda negra recta, blusa blanca y muchos collares, representa a las mujeres no esclavas que se unieron, reuniendo su propio dinero y el de otros, para liberar a los esclavos; hasta el día de hoy, se celebra una fiesta anual en su honor. 



Allí Mari compró un pañuelo que la bahiana le colocó con mucho amor en la cabeza y yo llevé uno igual para mi hija. Las bahianas son las que preparan y venden el Acarajé . uno de sus principales motivos de sustento hoy. Alli se exhiben también algunos objetos de trabajo y la receta del acaraje. Un pequeño rincón para hacer una parada antes de zam                      bullirse en el centro histórico. Mientras caminábamos un señor se nos acercó a preguntarnos si eramos argentinos y nos contó que era italiano. Por esas cosas de la tecnología yo estaba saliendo en vivo por la red social y se habían sumado a la trasmisión dos amigas italianas.  Este señor ya jubilado el hombre nos contaba acerca de su vida y tal cual lo describo nos paró con mucha simpatía a conversar. Italiano, Argentino, Brasileño, todo en Bahía puede suceder.....o mejor dicho...Sucede!!
Apenas llegamos a la plaza en dio del centro histórico unos muchachos tocaban y bailaban capoeira. Unos segundos después allí estaba Mari con su pañuelo de bahiana y Wally en patas aprendiendo a bailar. Solo puedo decirles que tal momento ha quedado inmortalizado en un vídeo que mas abajo podrán disfrutar. 
Julian tenía hambre y ya que no quería mas stop! y eso realmente difícil, mientras lo escribo me río como loca porque esos momentos eran de otro planeta. Anduvimos un buen rato disfrutando de la mejora del clima caminando por esas calles y decidimos volver a comer unos boliños al lugar donde habíamos ido el primer día. María del Carmen recordó cada cuadra caminada y nos llevó hasta la puerta del lugar. Cuando emprendimos la vuelta para bajar comenzaron a encenderse los faroles de las calles y las luces de algunas tiendas y apareció ante nosotros otros Pelourinho y otro deseo volver pero de noche.
Mientras bajábamos por el ascensor de Lacerda me preguntaba si el auto todavía estaba allí....si Pedro estaría esperando a Wally y si lograría comprar alguna lembranza que había elegido. Las tres cosas fueron afirmativas. Pero nos faltaba un detalle cuando fuimos a cruzar la plaza para entrar al mercado veo que una mujer que parecía haber venido caminando de atras con todos los que bajamos del elevador y  se acerca a Wally y le dice que camine mas derecho, y sin que nadie le pregunte ni le hable comienza a hacerle masajes en los brazos.....la mujer además encara a Julian y lo agarra de espaldas con los brazos y lo levanta en el aire...no sabíamos que pasaba, creemos que buscaba ganarse algún dinero como masajista pero le agradecimos y seguimos de largo. No podíamos parar de reírnos, la imagen de Juli en el aire aún me deja destartalada de risa. En el mercado compramos lo pendiente y afortunadamente nuestro auto seguía allí, mientras el mercado iba apagando sus ultimas luces y Pedro firme perseguía a Wally con las historia de sus hijos.
Para saber si Pedro encontró a Wally y muchas otras cosas mas....habrá una tercera parte! 






Nos alojamos en Gran Hotel Da Barra
R. do Forte de São Diogo, 02 - Barra, Salvador - BA, 40130-170, Brasil
Teléfono: +55 71 2106-8600